Portada Quiénes somos Afíliate Contacto

Sindicato Alta

Portada

Qué es ALTA

SECCIONES

DOCUMENTOS

Convenios Banca

Convenios Cajas

Afíliate

Contacto

 
 

Portada > Prensa

La troika pide que Sabadell y BBVA liquiden ya los activos con garantía de CAM y Unnim

El Confiencial recopilado por Sindicato Alta - 14/12/2017

La troika quiere que el Fondo de Garantía de Depósitos español se integre sin cargas en el europeo, para lo que ha pedido a la banca que liquide ya los activos garantizados por el FGD

  

La última visita de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) a España dejó un importante recado, aparte de insistir en la privatización de Bankia y en que Sareb acelere las ventas: pidió a los bancos que compraron cajas de ahorros con garantías contra pérdidas (EPA, esquemas de protección de activos) que liquiden cuanto antes esos activos. Se trata de Sabadell y BBVA, cuyas garantías vencen en 2021. De esta forma, el Fondo de Garantía de Depósitos, que es quien paga esas garantías, podrá integrarse ''limpio'' y sin ''mochilas'' de pérdidas futuras en el nuevo FGD común europeo. Ahora bien, esto implicará que el conjunto de las entidades deberá asumir una importante derrama... y que Montoro tendrá que negociar con Bruselas que no compute como déficit público.

Antigua sede de la CAM en Alicante, actualmente sede social del Sabadell. (EFE)

El EPA fue una figura que ideó el supervisor de Estados Unidos para poder vender los cientos de bancos que quebraron en ese país en la crisis financiera. Consiste en que el comprador de una entidad solo asume una pérdida máxima por los activos problemáticos de esta; lo que exceda de esa cifra, lo asumen las autoridades nacionales. De esta forma, se siente seguro ante posibles sorpresas y pérdidas ocultas, lo que facilita la venta de las entidades inviables. España importó este modelo en la subasta de CCM (Caja Castilla-La Mancha) en 2009, que ganó lCajastur (hoy Liberbank) con unas garantías de 2.475 millones ya vencidos. Tuvo que repetirlo en la venta de la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo) en noviembre de 2011, ya que la única oferta que se presentó, la del Sabadell, exigía estas garantías por un importe máximo de 16.000 millones.

Ahora bien, el entonces Gobierno socialista no podía permitirse que esa cifra incrementara todavía más el desbocado déficit público, por lo que se le ocurrió la fórmula de que la garantía fuera asumida por el FGD, que se nutre con las aportaciones de las entidades, en vez del fondo estatal de rescate, el FROB. El nuevo Gobierno del PP repitió la fórmula, aunque a mucha menor escala (900 millones), en la subasta de Unnim (fusión de las cajas de Manlleu, Terrassa y Sabadell) que ganó el BBVA. Al final, le dio lo mismo porque Bruselas consideró estas garantías ayuda de Estado sobre la base de que, si el FGD se quedaba sin dinero para cubrirlas, el Estado lo haría.

Aprovechar el buen momento del mercado

Pero la ocurrencia del FGD tiene ahora consecuencias porque la Comisión Europea quiere completar la Unión Bancaria con la pata que le falta: un fondo de garantía de depósitos común europeo en el que se integrarán los fondos nacionales. Y ahí se encuentra con el problema de que el español tiene estas hipotecas derivadas de los EPA concedidos en el pasado, y quiere que se libre de ellas antes de su integración.

  

Precisamente, ahora la ocasión la pintan calva con la reciente venta de 13.000 millones de activos inmobiliarios del BBVA a Cerberus. La troika pretende que incluya en esa cartera el ladrillo procedente de Unnim cubierto con el EPA y, sobre todo, que Sabadell aproveche el buen momento y proceda a vender el suyo y a liquidar de golpe las garantías pendientes. Al banco en principio le da igual vender los activos o quedárselos, una vez que el nivel de provisiones -entre las suyas y las del EPA- haya rebajado el precio de los mismos a niveles en que hay demanda para comprarlos, algo más del 50% respecto a su valor inicial.

Derrama entre lo bancos... y más déficit público

El problema es que al Sabadell le queda por cobrar el grueso de las garantías, que en 2016 estimaba en 11.000 millones. Y como el FGD se ha gastado ya todo el dinero que tenía debido a estos esquemas, pagar este dinero ahora de golpe en vez de hacerlo gradualmente hasta 2021 exigiría una fuerte derrama entre todas las entidades que han sobrevivido a la crisis. Algo que no les va a hacer ninguna gracia porque golpeará unos márgenes ya de por sí deprimidos por los tipos de interés cero y golpeados por las aportaciones al otro fondo de la Unión Bancaria, el de resolución de entidades (el FROB europeo).

 

  Ir a la web ver artículo original

Volver a la sección | Imprimir

 
     
 

 

 

 
 

Protección de datos | Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto| Establece Sindicato ALTA como tu página de inicio | Añade Sindicato ALTA a tu favoritos

Sindicato ALTA © 2018